Skip to content

Como la carencia de la educación afecta a las mujeres jóvenes, adversamente

“La educación es un mejor salvaguardia de la libertad que un buen ejército.” Declaró el que fue Secretario de Estado de Estados Unidos, Edward Everette.

La educación es energía.

La educación ayuda a los individuos a estar conscientes de sus derechos, de tomar decisiones razonables y de protegerse ellos mismos contra el abuso y la opresión. Sin embargo, alrededor del mundo a millones de persona les son negados el acceso a la educación encontrándose las mujeres ser la vasta mayoría.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ( UNICEF) cree que por cada 100 niños que están fuera de la escuela, existen 115 niñas en la misma situación a través del mundo.

Existen varias raíces profundas en lo social, religioso, y normas culturales que contribuyen a la exclusión de las mujeres de recibir una educación y por lo tanto, de poder ocupar posiciones de mando y autoridad.

La carencia de la educación tiene un impacto a través de la vida de una mujer. Aun antes de nacer, los fetos del sexo femenino son destruidos en países tales como la India, China donde el nacimiento de una niña no es favorecido. Esto es porque una niña conlleva una carga económica a la familia en el proceso para casarlas, sin prácticamente ningún ingreso monetario.

En las edades medias de la adolescencia, las niñas enfrentan otro tipo de discriminación: ellas carecen del acceso a la educación. Muchas de estas niñas tienen que ayudar en las tareas caseras y cuidar de sus hermanos menores, en vez de salir a jugar. Aunque el porcentaje de las niñas recibiendo la educación primaria ha mejorado en la mayoría de los países, solamente el 43 por ciento de las niñas en los países en desarrollo asisten a la escuela.

El matrimonio de niñas a una edad muy temprana es otra práctica prevalente en el sur de Asia y en el sub-Sahara de África. Los padres en estas regiones tienden a tener sus hijas casadas a una muy temprana edad para evitarse el cargo de tenerlas que criar y mantenerlas. El matrimonio a temprana edad y el desconocimiento acerca del control de la natalidad trae como consecuencia un embarazo y responsabilidad parental inmediatos. El VIH es también una consecuencia en las mujeres sin educación. Falta de información acerca del VIH, y sus derechos sexuales hacen a las mujeres más susceptibles al VIH.

Las madres adolescentes son menos propensas a solicitar atención médica; como resultado, los porcentajes de la mortalidad de recién nacidos y las madres mismas son más altos en estos casos. Las madres que no han recibido educación escolar desconocen de la variedad de medios nutritivos disponibles para sus hijos. Esto presenta problemas tales como la malnutrición y anemia entre los niños. Ellas también son las menos probables de enviar sus propios hijos a la escuela y muy a menudo no participan en la fuerza laboral o el proceso político. Ellas raramente tienen un decir en los asuntos del hogar. Es muy común que los hombres controlen cada aspecto de sus vidas incluyendo su libertad, movilidad, y el cuidado de su salud. A medida que envejecen, las mujeres enfrentan la doble discriminación de la edad y el sexo. Ellas de nuevo, dependen totalmente de los hombres ya que no tienen ningunos ahorros y seguridad monetaria para sí mismas.

La situación en los países de América Central como Nicaragua no es diferente. UNICEF afirma que la pobreza, la falta de educación y las pocas oportunidades caracterizan las vidas de muchas mujeres en esta región. El país tiene una excepcionalmente alta mortalidad maternal y el porcentaje de madres adolescentes son de 1 por cada 4 nacimientos. Las mujeres constituyen solamente el 30% de la fuerza laboral y ellas también juegan un papel limitado en el proceso político.

La educación es el único instrumento que puede romper el ciclo de la opresión, el abuso, y la pobreza de las mujeres que toma lugar de generación en generación. La educación tiene el poder de transformar las sociedades. Las mujeres educadas están más conscientes de sus derechos. Es más probable que ellas tengan menos hijos y que estos hijos sean saludables. Las mujeres pueden protegerse ellas mismas contra enfermedades tales como el VIH. Es también probable que ellas envíen sus hijos a la escuela. Una mayor participación en la economía y el proceso político por parte de mujeres educadas pudiera guiar el mundo hacia un camino mejor para ahora en el presente y para futuras generaciones.

Aristóteles dijo una vez: “La persona educada es diferente de la que no lo es, de la misma manera una persona que vive lo es de una persona muerta.”

Es hora que todos los pueblos y sus gobiernos a través del mundo se den cuenta de esta situación y que unidos hagan de la educación una prioridad internacional. Es la responsabilidad de todos los ciudadanos educados del mundo ayudar a sus semejantes a vivir una vida mejor.

~ por Shamala Pulugurtha

– Traducido por Leonardo Vila


Bookmark and Share


En Nicaragua el 50% de los niños que comienzan el 1er. Grado nunca llegan al 5to. Grado. Nuestra meta es reducir este porcentaje de una manera significativa.

$100 es lo que nos hace posible en Empowerment International el tener un niño en la escuela por un año. ¡Imagínese, que por el precio de un par de Nikes usted puede ayudar a un niño asistir a la escuela por todo un año! Si esta idea le interesa a usted, por favor oprima el enlace más abajo, ó Contáctenos a:

Donate at Change.org

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: