Skip to content

Definición de un “niño de la calle”

Los niños que deambulan en las calles llevan con ellos historias muy tristes acerca de sus vidas. Pobreza, abandono, abuso, y desesperación son los mayores componentes en sus vidas. No son ellos abandonados solamente por aquellos que están supuestos de cuidarlos ya que son demasiado pobres para proveerles lo que necesitan para poder tener una niñez normal, pero también por personas de niveles sociales más altos que consideran estos niños ser una estorbo.

Varios factores obligan a un niño trabajar en la calle. La pobreza y el agobio de tener que alimentar a muchas bocas fuerzan a los padres de enviar sus hijos a la calle para que encuentren trabajo. Obviamente este tipo de trabajo no es un trabajo temporero para simplemente obtener dinero para gastos personales, sino una ocupación de tiempo completo que pudiera hacer la diferencia de alimentar a la familia ó de pasar hambre ese día. Los niños se convierten en una parte importante de fuente de ingresos para la familia. Ellos tendrán que vender artículos ó simplemente mendigar pidiendo dinero. Esta situación de buscarse la comida significa el no poder recibir servicios en centros médicos, y ciertamente la ausencia de una educación. El buscar agua y comida día tras día es de tanta lucha, que los padres fallan de ver en el futuro muy remoto las ventajas que sus hijos reciban una educación. Esto es simplemente un sueño.

Sí esta descripción de un niño callejero lo ha conmovido, usted probablemente se sorprenderá cuando sepa que existe otra categoría de niños de la calle que se consideran aún más desdichados que los que ya describimos anteriormente. Los “niños sin hogares” se encuentran absolutamente solos. Ellos no tienen familias y ningún hogar a donde ir cada día. Estos niños tienen un riesgo mayor de ser asesinados y abusados. No poseen una red de seguridad con la que puedan contar, estos niños son consistentemente maltratados y entran en el campo de las drogas y prostitución a una temprana edad.

Debido a la carencia de protección que una familia pueda proveer, estos niños también están muy expuestos al abuso emocional y físico en sus propios hogares. No hace falta decir que ambas, la salud y la educación, son completamente inalcanzables por falta de dinero y un entendimiento al respecto apropiado. Condiciones insoportables en sus hogares fuerzan estos niños a huir y vivir por sí solos. Mientras que hay muchos que no tienen familias, hay otros que huyen de sus propias familias por la violencia o la falta de cuidado que enfrentan en sus hogares. Para ellos, sus hogares son lugares de temor y miseria. Ellos buscan algo de que vivir y algún desahogo en las calles. Sin embargo, no encuentran en sus búsquedas por una protección y cuidado debido a que la mayoría de las personas creen que estos niños son una amenaza a la sociedad que debe ser eliminada.

“El mayor pecado contra nuestros semejantes no es odiarlos, pero el demostrar indiferencia hacia ellos; esto es la esencia de la inhumanidad” – George Bernard Shaw

Una de los aspectos más tristes es la falta de comprensión que mucha gente en el mundo tiene hacia los niños de la calle. A ellos no se les confían y son despreciados universalmente. En vez de verlos como víctimas, las personas les dan las espaldas bajo la impresión común que ellos son delincuentes. A pesar de esta opinión popular, las investigaciones realizadas sobre esta situación demuestran que no todos los niños de la calle participan en actividades ilegales. Mientras que es cierto que la dureza de sus vidas que enfrentan en las calles los obligan a una vida ilícita, es la actitud moral de la sociedad hacia ellos la que destruye su espíritu.

Un cambio en esta actitud es importante. Solamente cuando desarrollemos un verdadero entendimiento de la tragedia de estos niños podremos entonces eliminar de sus vidas el sentirse que ellos pertenecen a la “calle”.

– Traducido por Leonardo Vila


Bookmark and Share


En Nicaragua el 50% de los niños que comienzan el 1er. Grado nunca llegan al 5to. Grado. Nuestra meta es reducir este porcentaje de una manera significativa.

$100 es lo que nos hace posible en Empowerment International el tener un niño en la escuela por un año. ¡Imagínese, que por el precio de un par de Nikes usted puede ayudar a un niño asistir a la escuela por todo un año! Si esta idea le interesa a usted, por favor oprima el enlace más abajo, ó Contáctenos a:

Donate at Change.org

2 Comments leave one →
  1. Elías Velásquez Calmo permalink
    July 13, 2010 6:30 pm

    Hola quiero contarles que estoy escribiendo mi libro “chicos de mi barrio” y por lo tanto quiero saber de historias de niños abandonados. porfavor se los suplico, quiero que el pueblo entienda la realidad de mis angelitos

  2. Elías Velásquez Calmo permalink
    July 13, 2010 6:32 pm

    si conocen de historias mandenmelas a traves de mi correo amigoliberteco@hotmail.com porfavor, lo mas antes posible. Muchos abrazos a los que se unen a la causa de mis angelitos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: